Dios siempre esta cerca

Juan 4.43-54

Jesús sana un niño

 

Al volver a su tierra, Jesús es recibido muy bien, porque habían visto lo que hizo en Jerusalén y lo reconocieron como profeta. Sin embargo, no se daban cuenta que su mensaje era para que ellos confiaran en Dios y no en los milagros. Por eso cuando este hombre le pide que vaya a su casa, Jesús le recrimina su falta de fe. No era necesaria la presencia física de Jesús para que su hijo fuera sanado, sino que lo que Dios nos pide es fe en Él. Es así que Jesús le asegura que su hijo esta sanado, sin siquiera moverse del lugar. Este hombre confirma que la sanidad de su hijo fue a la misma hora en la que Jesús pronuncio las palabras.

Para nosotros que no contamos con la presencia física de Jesús este relato es de mucha ayuda pues nos asegura que Dios sigue haciendo milagros hoy en día. Nuestra relación con Dios acorta la distancia, y su acción se hace sentir muy cerca, en nuestras vidas, cuando creemos que Él nos ama y desea lo mejor para nosotros. Es necesario que le pidamos y confiemos en Él y Él obrará los milagros, de acuerdo a su propósito para nuestra vida.

En este pasaje Jesús nos encuentra en nuestra desesperación (47) pero nos desafía a pensar en lo más importante (48) y nos ayuda a creer (53). Sigamos el ejemplo de Jesús para encaminar a la gente a un encuentro con el Salvador. ¡Jesús es la solución!


Aplica
Piensa si estás confiando en lugares o personas para ver el obrar de Dios, en lugar de pedirle directamente a Él por tus necesidades. ¿Cuál es tu reacción típica ante las situaciones límites o difíciles de la vida? ¿Confías en que Dios desea bendecir tu vida?


Ora
Gracias Señor por estar cerca cada día, ayúdame a confiar en ti y recibir tu bendición.