Obediencia y resultado

Proverbios 3.1-18

Vivir en los caminos de Dios.

En la búsqueda de la verdad (1-10): El escritor quiere grabar en la mente y en el corazón de los oyentes, estas enseñanzas y exhortaciones que no son suyas, sino que son palabras de Dios. El centro de este capítulo es la idea de perseguir la verdad, y al encontrarla, hacerla carne en nosotros, vivirla, interactuar con ella. Al reflexionar sobre este pasaje, podemos notar que Dios ha derramado de su sabiduría en todas las obras de la creación, y la ha revelado de una manera especial en su ley para que el hombre pueda entender toda la magnificencia de Dios. Él nos invita a reconocer a Dios (6), que tiene en sí mismo el sentido no sólo de conocerle, sino de tener una plena comunión con él. A partir de versículo 7, se ilustran el costo y la recompensa de conocer a Dios.

Mantenernos en su verdad (11-18): Aunque como hijos de Dios nos esforzamos por mantenernos en el camino del Señor y serle fieles, a veces nos desviamos del camino recto y entramos en área de peligro. Por esta razón debemos entender muchas veces la disciplina del Señor como corrección para nuestro bien. Dios nos ama, y al que ama castiga. No rechacemos o retrocedamos ante el castigo de Dios, que es para nuestro bien. Debemos entender esta verdad y fiarnos en su verdad, que es nuestra principal ganancia (13-15). El vivir en sus caminos traerá paz y será vida para nuestra alma.

 

Reflexión Personal

¿Cómo se relaciona la sabiduría con tu conducta diaria? ¿Cómo se evidencia la corrección de Dios en tu vida? ¿En qué maneras confías en el Señor con todo tu corazón?

 

Oración

Señor, que pueda confiar en ti en las buenas y en las malas. Guíame en tu sabiduría.

 
Autor: Unión Bíblica del Perú