¿Dónde está su sabiduría?

Jeremías 7.29-8.17

Dios explica, por medio del profeta, las razones y las consecuencias de rechazar a Dios y su Palabra.

Busquemos en esta sección dos aspectos importantes del mensaje del profeta: las causas del castigo de Dios y los resultados del mismo para el pueblo. Ninguno de los dos parece un cuento lindo o agradable. Los que escucharon a Jeremías no creían ni aceptaron su mensaje y para muchos hoy día tiene poco más que interés histórico.

Las causas del castigo. Notemos que en primer lugar el pueblo había rechazado a Dios mismo y adoraron a dioses hechos por hombres, siguiendo las prácticas paganas de sus vecinos. ¿Qué otras características de quien se ha negado a reconocer a Dios puedes encontrar en esta sección?

Los resultados. La descripción de lo que el pueblo espera es muy vívida; se puede visualizar la escena y casi oler la putrefacción. ¿Qué otros resultados del castigo encuentras?

Si Dios castigo con tanta severidad a su pueblo una vez, nos muestra que no podemos jugar con Él; no podemos más que reconocer que Dios es el que fija las reglas. Este cuadro de destrucción nos lleva a reconocer la grandeza de la gracia que Dios nos mostró en la muerte de Jesús en nuestro lugar. A la vez, nos ayuda a no tomar esa muerte livianamente.

 

Reflexión Personal

¿Cuáles son las maneras más frecuentes en que rechazas a Dios? ¿Qué cosas o personas se vuelven ídolos en tu vida? ¿Qué costumbres paganas deberías sacar de tu vida?

 

Oración

Gracias, Señor, por tu gracia que me mostraste en Cristo. Ayúdame a apreciar la grandeza de su sacrificio por mí.

 
Autor: Unión Bíblica del Perú