Advertencia sobre la idolatría

Jeremías 10.1-25

Dios advierte sobre la torpeza de la idolatría y el castigo que este pecado merece.

¿Qué es idolatría en nuestros tiempos? ¿Qué prácticas pueden tornarse en idolatría para nosotros ahora?

Los ídolos tienden a desalojar a Dios de nuestro corazón. Todo lo que se absolutiza en la vida puede llegar a reemplazar a Dios. Puede ser una idea, un sentimiento, y aún alguna actitud idolátrica hacia la iglesia o hacia ciertos preceptos religiosos.

La torpeza de un dios material hecho por el hombre mismo (3-5), muestra esa tendencia humana de crear sus propios caminos, rebelándose en contra del verdadero Dios.

Aunque no nos creemos capaces de reproducir esa forma torpe de idolatría en este tiempo, sin embargo pueden existir otras formas sutiles de idolatría.

Dios no sólo detesta cualquier tipo de idolatría, sino que nos previene sobre el fin de tales intentos (10-15).

La soberbia humana de abandonar a Dios (21) y seguir caminos propios (23), llegaba a su fin en el pueblo del Antiguo Testamento. La nota de esperanza para volver a la fidelidad es la comparación que hace el profeta entre todos los intentos humanos con la grandeza del único Dios verdadero (6-7, 12-13).

 

Reflexión Personal

Permanentemente debes analizarte para asegurarte que no estás haciendo dioses de algunas cosas muy legítimas, pero que podrían desplazar a Dios de tu vida. ¿Qué cosas pueden desplazar a Dios en tu vida?

 

Oración

Señor, que nada se interponga entre nosotros. Quiero mantenerme fiel solamente Ti.

 
Autor: Unión Bíblica del Perú