La justicia de Dios

1 Samuel 5.1-12


Como resultado de los juicios de Dios sobre la casa de Elí, Israel fue derrotado. Los filisteos tomaron el arca, y la mano de Jehová se agravo sobre ellos- Los de Asdod metieron el arca en la casa de Dagón, su dios, pretendiendo de esta manera indicar que su dios y el de Israel estaban al mismo nivel. Dagón fue derribado a tierra, y las dos palmas de sus manos fueron cortadas sobre el umbral (4). Los filisteos nada pudieron hacer; todas las acciones de los hombres, nada pueden delante de Jehová.

¿Qué haremos con el arca del Dios de Israel? (8). El enemigo no sabía qué hacer delante de la presencia de Jehová, y decidieron pasar el arca a Gat, otra de las principales ciudades de los filisteos, y Jehová estuvo contra la ciudadcon gran quebrantamiento y lo pobladores se llenaron de tumores. Cuando la presencia de Dios se hace manifiesta hay oprobio o gloria, todo depende de la condición natural o espiritual de las personas.

Podemos notar que no es cosa fácil estar delante de un Dios que es santo; su presencia siempre traerá consecuencias. Para evitar la mortandad enviaron el arca a Ecrón, y también fueron heridos con tumores; el temor cayó sobre ellos y decidieron devolver el arca pues estaban afligidos a causa de los tumores. Tuvieron miedo de morir, y el clamor de la ciudad subía al cielo.

No podemos subestimar la justicia de Dios, ni creer que por ser sus hijos vamos a escapar de ella. Dios retribuye por igual a todo el que se rebela.


Aplica
¿Has sido humillado por inconversos de modo que has debido reconocer la justicia de Dios? ¿Te apoyas en tus hechos o confías en él? ¿De qué manera te disciplina Dios? ¿Cuál ha sido tu reacción?


Ora
Señor por favor ayúdame, no me sueltes de tu mano, guíame en tu camino.