El poder de la oración

1 Samuel 1.1-28

Este pasaje narra la vida de un hombre devoto (3). Es importante notar el efecto que la práctica devocional tiene sobre todos los que conforman el grupo familiar, y cómo influye en los que nos rodean. A través de la historia vemos como los hombres y mujeres de fe, adoraban a Jehová, ofrecían sacrificios y jamás fueron defraudados los que confiaron en Él.

1. Tradición o costumbre. Todos los años Elcana subía para adorar. A pesar de que Ana recibía lo mejor, nada le quitaba la tristeza, aunque era amada (5), y tenía todo cuanto pudiera desear, eso no era suficiente para que estuviera satisfecha, había un anhelo en lo profundo de su corazón.

2. Oprobio. En todos los tiempos se ha considerado la esterilidad como un estigma (6); esta era la razón de su tristeza y con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. (10-11). A través de su oración expresó su deseo.

3. La respuesta de Jehová. El Señor se muestra compasivo y concedió las peticiones de su corazón. Al tiempo, dio a luz un hijo (20). Cuando declara, por este niño oraba y Jehová me concedió lo que le pedí (27) estuvo dispuesta a dedicar a su hijo a Jehová.

4. Una vida dedicada. Dios nos muestra su amor a través de su provisión diaria y del cuidado que tiene de nosotros. Él provee todo lo que necesitamos conforme su voluntad porque sabe de qué cosas tenemos necesidad antes que las pidamos. Cuando oramos con todo nuestro corazón derramándolo delante de su presencia, tenemos la convicción del Espíritu de que recibiremos lo que le hemos pedido, conforme su propósito. Él nos invita a que confiemos, adorándolo y deleitándonos en supresencia.           


Aplica
¿De qué manera estás confiando en Dios? ¿Cómo enfrentas las situaciones adversas? ¿Te afecta mucho el concepto que tienen de ti, cuando oras? ¿Con qué frecuencia te deleitas en su presencia?

Ora
Señor, ayúdame a confiar en ti y a esperar delante de tu presencia, pues tú tienes un tiempo para todo.