Un buen comienzo

1 Samuel 10.1-16


La pregunta retórica de Samuel introduce el concepto de que cualquier "soberano" de un pueblo, puede llegar a serlo solamente con el permiso del verdadero soberano, Jehová.

Los versículos restantes explican cómo la unción de Saúl para el liderazgo, fue confirmada por el obrar de Dios. Esta intervención divina se expresa en el pasaje de varios modos:

a) Promesas, "y serás mudado en otro hombre" (6). "Porque Dios esta contigo" (7), "le mudó Dios su corazón" (9).

b) Dios también confirmó a Saúl como líder a través de señales externas (9).

La profecía de Saúl produjo sorpresa. El comentario enigmático “¿Quién es su padre?” (12) posiblemente no era cínico, sino palabras sabias indicando que los profetas no lo son por descendencia familiar, sino por el don del Espíritu de Dios.

El Señor quiere ser soberano en la vida de cada hijo suyo. El debe ser el soberano de cada paso, ya sea en el proceso de preparación para ser rey, como en el proceso de crecimiento, estudios y diferentes experiencias que cada uno de nosotros pueda vivir. Necesitamos buscar su autorización y confirmación antes de dar cualquier paso, grande o pequeño.


Aplica
¿Buscas la guía y confirmación de Dios ante cada evento de tu vida? ¿En que situación especifica necesitas la confirmación de Dios? ¿De que manera atenderás a sus indicaciones?


Ora
Señor, Tú eres el rey de mi vida. Cuídame de caer ante las presiones del mundo que me rodea.