Arrepentimiento y restauración

1 Samuel 7.1-17

El verdadero avivamiento comenzó cuando el pueblo se lamentó y comenzó a buscar al Señor (2). Después de 20 años estuvieron listos para aceptar el desafío de deshacerse de dioses extraños (Astartes era la diosa de la fertilidad. Baal era el dios masculino de los canaanitas).

La reunión en Mizpa tenia tres propósitos: a) la confesión pública de una alianza renovada con Jehová (simbolizada por la ceremonia del agua); b) la restauración del orden civil; en el versículo 6, “líder” se traduce mejor como “juez” (15); c) el avivamiento del sentido de unidad nacional, que los filisteos vieron como una amenaza a su domino.

Otro signo de avivamiento fue el temor sagrado (8). La memoria de un fracaso previo, cuando utilizaron el arca como un encanto, les llevó al temor de que Dios no aceptaría su arrepentimiento. La afirmación de Samuel muestra su madurez y juicio espiritual.

De este modo Samuel, que fue respuesta a la oración de su madre, después de muchos años llego a ser la respuesta a la necesidad de la nación de Israel. Sigamos orando por otros "Samueles".


Aplica
¿Que pasaría si tu nación retornara a Dios (2 Cr. 7.14)? ¿Cómo comienza un avivamiento nacional? ¿Qué deben hacer tú y otros creyentes para traer el avivamiento? ¿Estás deseoso de que suceda?


Ora
Avívanos Señor otra vez. Despiértanos a la gran necesidad que tiene nuestra nación, nuestra iglesia y cada uno de nosotros como individuos.