Buen liderazgo, pueblo obediente

Josué 3.1-17

Grandes cosas hace Dios cuando encuentra un pueblo obediente y un buen líder.


Josué por años permaneció junto a Moisés, lo observó mientras seguía a Dios de una manera casi perfecta. Aprendió de Moisés a orar de una manera personal y cómo actuar de manera coherente a sus convicciones. Ahora esta liderando al pueblo, en cómo vencer el difícil, y para muchos imposible, obstáculo que significaba el cruce del río Jordán. Para ello da órdenes claras al pueblo (5)  y también instrucciones a los sacerdotes en cómo iba a ser la travesía. Estas condiciones debían cumplirse para tener éxito.


Al parecer todas estas iniciativas fueron agradables a Dios porque de inmediato Dios dice:  “Desde este día comenzaré a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel, como estuve con Moisés así estaré contigo” (7).


Si tú eres cristiano, eres de alguna manera líder para alguien. Alguien, en alguna parte, te está observando. Alguna persona más joven o alguien a quien estás influenciando, está viendo cómo vives y como reaccionas. Alguien está aprendiendo de ti. Alguien seguirá tu ejemplo. El liderazgo es mucho más que nuestras palabras. Nuestras vidas estánsiendo observadas, permanentemente, por quienes nos rodean y son fuente de testimonio en quién y qué hemos creído. Principalmente, los demás observan cuan coherentes somos entre lo que decimos y lo que hacemos.


Aplica
¿Por qué crees que el pueblo de Israel liderado por Josué pudo atravesar el río Jordán de la manera que lo hizo? ¿Qué implica para tu vida hoy el desafío de ser santo?


Ora
Señor, ayúdame a vivir consciente de la gran responsabilidad de dar testimonio de lo que tú has hecho y haces en mi vida.