Una sociedad ajena a Dios

Salmos 12:1-8

"Ellos venden al justo por dinero y... pisotean las cabezas de los pobres" (Amós 2:6-7).

 

El llamado a seguir el camino de Cristo es profundamente personal, pero tiene profundas consecuencias sociales. Los seguidores de Jesús no pueden vivir como su Maestro, si cierran los ojos a su contexto social. Salmos 12 nos guiará en una meditación basada en cuatro pasos. Toma tiempo para pensar en estos pasos, y aplícalas a ti mismo y a tu entorno.

Paso 1: Lamento por la sociedad (1,2). En la sociedad y los negocios nos hemos liberado de la piedad y la fe y nos hemos convertido en esclavos de la infidelidad, la deslealtad, la mentira o el engaño. Presenta a Dios tu lamento por esta situación.

Paso 2: Levanta tu voz para silenciar los labios rebeldes (3,4). ¿Qué identifica a los labios rebeldes? ¿Puedes identificar qué características están presentes en tu comunidad? ¿Has absorbido algunas de sus características? Toma tiempo para orar por aquellos que se ajustan a este perfil.

Paso 3: Expectativa por la justicia de Dios (5,6). En nuestra relación con Dios en primer lugar necesitamos aprender más acerca de Dios y cómo Él ve las circunstancias (5). Luego, necesitamos saber qué ha dicho Dios acerca de situaciones similares para descubrir los principios divinos que nos guiarán.

Paso 4: La confianza en la protección de Dios (7,8). Algo frustrante es el hecho de que "la depravación es honrada por la raza humana" (8). Si bien algunos destruyen con sus labios, Dios protege con su Palabra.

 

Aplica
Durante la semana que viene, ¿cómo va a vivir los cuatro pasos anteriores? ¿Cómo puedes orar por protección? ¿Es protección física, emocional o intelectual lo que necesitas?


Ora
Padre, no puedo evitar recordar que el mal prospera mientras los tuyos no hacen nada. Ayúdame a llevar la luz de Jesús a los que me rodean.