Una petición a Dios

Salmos 10.1-18

Cuando parece que no hay Dios...

 

Se trata de un salmo de súplica individual. El salmista clama al Señor (1), pidiéndole que se levante, que alce su mano, que no se olvide de los pobres (12), que le rompa el brazo al injusto y al malvado, que busque su maldad (15). Es una súplica individual dirigida a Dios, rey y juez.

Se muestra lo que los malvados hacen contra los justos: persiguen con soberbia al infeliz, urdiendo trampas (2); son ambiciosos, se glorían de su propia ambición, maldicen y desprecian al Señor. Dicen: “Dios no existe. Nosotros existimos. ¡Nosotros somos Dios!”. Apoyándose en la mentira, en el robo y en la opresión construyen un imperio que pretende ser indestructible, cuyos cimientos no vacilan. Y, de este modo, infunden terror por todas partes (18).

Los justos no se rinden y resisten. Pero los injustos los vigilan, están al acecho, planean destruirlos, les dan caza enredándolos en sus redes. Se compara a los malvados con una bestia salvaje que mata sin piedad o con el cazador que captura animales en sus trampas.

En una sociedad conflictiva, Dios es siempre el aliado de los justos contra los injustos, contra sus planes y sus acciones. Es Dios que defiende a los pobres y de los oprimidos: él ve las fatigas y los sufrimientos de los pobres (14); es aquel al que se encomienda el indefenso y en quien encuentra socorro el huérfano (14); es rey que hace justicia, eliminando la injusticia para siempre (16); escucha los deseos de los pobres y hace justicia al huérfano y al oprimido (17-18).

Jesús atendió el clamor de cuantos acudían a Él y además, desenmascaró la hipocresía de la gente de bien que, amparándose en la religión, negaba al Dios de la justicia y de la vida.

 

Aplica
¿Cómo manifiestas tu confianza y esperanza en el Señor? ¿Te acongojas al ver que los malos prosperan y viven como si Dios no existiera? ¿Cómo te ayuda este salmo a esperar en la justicia de Dios?


Ora
Señor, ayúdame a mantener mi confianza en Ti aun cuando mis corazón llore a causa de los malvados.