El mejor sacerdote

Hebreos 4.14-5.10

Igual pero diferente (4.14-16): la gran diferencia entre Jesús y los demás sumos sacerdotes es que estos solamente podían entrar a la presencia de Dios en el lugar santísimo en un día por año, mientras que Jesús traspasó los cielos, de donde viene y a donde volvió, la presencia de Dios, para estar y ser como nosotros los hombres y llevar toda nuestra humanidad sobre sí. Por lo cual, nos podemos acercar a Él con toda confianza, siempre, en cualquier momento.

Las cualidades del sacerdocio de Jesús (5.1-10): a. el perfecto vínculo entre Dios y los hombres: ofreciendo los sacrificios por los pecados de los hombres. Pero los sacrificios los traían los hombres no el sacerdote. El sacerdote solamente los presentaba a Dios en nombre del hombre. El sacerdocio de Jesús tiene esta cualidad diferencial: él se ofrece a sí mismo sobre el altar como sacrificio, sin costo para el hombre. b. el sacerdote es uno más de entre los hombres: se debía identificar completamente con ellos. A tal punto que antes de poder ser eficaz en su labor, debía presentar sacrificios por sus propios pecados. El sacerdocio de Jesús se diferencia porque nunca pecó; por lo tanto, nunca tuvo que ofrecer sacrificios por sus pecados. c. Llamado por Dios: el sacerdocio era visto como un privilegio al cual se accedía por legado. El sacerdocio de Jesús es superior porque el llamado es de Dios (5, 6 y 10).


Aplica
¿Cuáles son las características de tu sacerdocio? Comparándolo con el sacerdocio de Jesús ¿cuáles cualidades tienes y cuáles te faltan? ¿Qué cualidad de Jesús quisieras desarrollar en ti?

Ora
Señor, gracias por el modelo de sacerdocio que encuentro en Jesús. Ayúdame a imitarlo.