Cara a cara

Números 6.22-27

El libro de Números es poco conocido, pero en el tenemos tesoros como el pasaje de hoy.

 

Estos versículos nos dan un atisbo del corazón del Padre Santo. Fíjate que es Dios quien provee la oración a los sacerdotes (Aarón y sus hijos). Quiere decir que es su voluntad que oremos así uno por otro. Su voluntad es el cumplimiento de todo lo que se encuentra en la oración. ¿Qué quiere el Señor, entonces? Bendecirnos.

En otros lugares su bendición es muy práctica. (Por ejemplo Dt. 28.2-14 o Sal. 128). Aquí la bendición es su plena presencia.

Resplandecer su rostro sobre ti: Mirar a alguien cara a cara significa dar toda la atención. Dios nos mira fijamente para escucharnos y darnos de sí mismo, su amor.

Y tenga de ti misericordia: Nos perdona, nos consuela y nos ayuda. Está siempre a nuestro lado.

Alce sobre ti su rostro: Otra vez pedimos toda su atención y su presencia.

Y ponga en ti paz: La idea bíblica de paz no es simplernente la ausencia de peleas, sino un sentido de plenitud y de sanidad. Con todo su corazón Dios quiere que vivamos satisfechos en el.

 

Aplica
Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, el nos oye (1 Jn. 5.14, 15). Dios nos invita a orar conforme a los versículos de hoy. ¿De qué modo estos versículos afectan tus oraciones? Dios te mira atentamente. Toma tiempo para descansar en su presencia.


Ora
Tengo sed de tu presencia. Hazrne conocer tu amor más y más.