¡Afuera los celos!

Números 5.11-31

¡Qué importante es deshacerse de los celos!

 

Los versículos de hoy tratan más que el tema del adulterio, el tema de la sospecha y los celos. Este es otro ejemplo donde se viola la confianza, esta vez entre el esposo y la esposa.

En este caso el esposo sospecha que su esposa ha cometido adulterio; dicha infidelidad es causa de impureza y destruye el compañerismo con Dios. Si alguien cometiera adulterio y hubiera testigos, el castigo seria la muerte. (Dt. 22.22). Si no hubiera testigos y la mujer no admitiera ningún delito, no habría castigo porque ningún juez podría condenar en base a la mera sospecha. Pero vivir bajo sospecha es destructivo. Aquí vemos la provisión de Dios para hablar abiertamente sobre la cuestión de los celos y es con el fin de limpiar la atmósfera. Donde había duda, el asunto debía dejarse en las manos de Dios quien conoce todas las cosas.

La mujer culpable sentiría una presión psicológica muy fuerte después de haberse cargado con la maldición (21 y 22) y no sería sorprendente que sufriera un aborto espontaneo (que es lo que puede significar "hinchar tu vientre y caer tu muslo").

La mujer inocente agradecería la oportunidad de mostrar su inocencia y reconstruir su relación de confianza con su marido.

 

Aplica
Dios sabe que la vida doble y la falta de confianza nos destruyen. ¿Hay áreas en tu vida donde se ocultan pecados? ¿Tienes alguna amistad o relación en la cual hay mal entendidos que pueden aclararse? ¿Qué vas a hacer para limpiar tu vida?


Ora
Señor no puedo ni quiero ocultar nada de tu vista. Ayúdame a vivir en el mundo con integridad y honestidad.