Testimonio acerca de Dios

Números 2.1-34

Dios da instrucciones a Moisés de lo que Él espera de su pueblo.

El relato describe las instrucciones de Dios para su pueblo. Pero era más que un plan de organización. Notemos que:

Dios quiere un pueblo ordenado. Lo primero que emerge al leer este pasaje son las instrucciones para organizar al pueblo según familias. Marchando, o quietos en un lugar, cada familia debía conservar su lugar. Dios espera que su pueblo viva en orden y sea organizado.

Dios quiere un pueblo obediente. El capitulo comienza con la expresión "Habló Jehová..." (1) y concluye afirmando que el pueblo obedeció a las instrucciones de Dios (34). Esta fórmula sencilla se ve a través de toda la Biblia. Dios desea hablarnos y cuando lo hace, espera que nosotros le obedezcamos.

Dios quiere ser el centro de su pueblo. La organización del pueblo obedecía a un patrón: el tabernáculo en el centro, rodeado por las familias levitas y en un circulo exterior, el resto de las familias. Tres enseñanzas: (1) Las tribus donde estaban los guerreros se ubicaban en la parte exterior para proteger a los levitas y el tabernáculo (2). El tabernáculo en el centro recordaba que Dios está en medio de su pueblo y es el centro de su existencia (3). La presencia de Dios era el único factor que traía unidad al pueblo.

 

Reflexión Personal
Analiza tu comunidad cristiana a la luz de estos tres deseos de Dios para su pueblo. Comparte tus observaciones en tu grupo de Unión Bíblica. ¿Qué puedes hacer de manera práctica para buscar el orden, obedecerle o poner a Dios como centro de tu vida?

Oración
Ayúdame Señor a ser obediente, ordenado y ponerte en el centro de mi vida.