Pertenecemos a Dios

Números 3.11-39

Al leer este pasaje comprendemos que Dios es dueño de nuestras vidas y ministerio.

 

La sociedad en que vivimos nos dice “tú eres dueño de tu vida," y bajo este concepto se justifican acciones como la eutanasia y el aborto. Observemos los principios de Dios:

Dios es dueño de la vida (11-13). Dios reclamó en Egipto a los primogénitos como suyos, luego también demandó que los levitas fueran suyos. Después de la muerte de Cristo, todos hemos sido comprados por su sangre y somos posesión de Dios.

Dios reparte las funciones dentro del pueblo (14-39). Te sorprenderás si lees esta sección y luego 1 Corintios 12.1-31. Aquí hay tres paralelos:

1. Dios es el que asigna las tareas a cumplir. “Jehová habló a Moisés” para indicarle la tarea de cada uno. El Espíritu reparte a cada uno como Él quiere (1 Co. 12.11).

2. Dios reparte como quiere. A unos les da la tarea de cuidar las cortinas del tabernáculo (26), a otros "palabras de sabiduría" (1 Co. 12.8) y a otros cuidar el arca (31).

3. Dios da a cada uno una tarea diferente. El servicio a Dios es una compleja cantidad de tareas pequeñas. Pero Dios es el mismo y en su sabiduría reparte a cada uno según su plan.

 

Aplica

¿Te has descubierto queriendo los dones o ministerios de otros hijos de Dios? ¿Le has pedido perdón al Señor por esto? ¿Cuál es el ministerio que Dios te ha encargado a ti y para lo cual te ha capacitado? Si no lo conoces, pídele al Señor que te lo muestre.

Oración

Quiero servirte Señor con toda mi vida. Muéstrame en que áreas debo desarrollar mi servicio a Ti.